La terapia Gestalt es un Enfoque Holístico, es decir, percibe a las personas como totalidades, tomando en cuenta lo corporal, lo intelectual, lo emocional y lo trascendente de cada uno de nosotros, dentro de una visión integradora, teniendo en cuenta las diferentes partes que componen la totalidad.

La palabra Gestalt es un término alemán que no tiene una traducción directa al castellano, aproximadamente significa "forma", "totalidad", "configuración". La configuración de cualquier cosa está compuesta de una "figura" y un "fondo" Por ejemplo algún problema que nos preocupa, en el momento actual se emerge como figura, y cuando se haya resuelto, pasa entonces al fondo. Esto ocurre especialmente cuando se logra "cerrar" o concluir una Gestalt, entonces ésta se retira de nuestra atención hacia el fondo, y de dicho fondo surge una nueva Gestalt motivada por alguna nueva necesidad.

Este ciclo de abrir y cerrar Gestalt es un proceso permanente, que se produce a lo largo de toda nuestra vida. Los tres pilares básicos de la terapia Gestalt son: El darse cuenta o la toma de conciencia, el vivir el presente y la responsabilidad de nuestro propio proceso. Toma de conciencia para saber en cada momento que siento, que pienso, que hago y que me pasa, presencia para vivir el aquí y ahora y responsabilidad para asumir lo que va surgiendo en este proceso de conciencia.

En cuanto a la terapia Gestalt, el Enfoque Gestáltico es esencialmente una forma de vivir la vida con los pies, bien puestos en la tierra. Es un modo de llegar a estar en este mundo en forma plena, libre y abierta, aceptando y responsabilizándonos por lo que somos, sin usar más recursos que apreciar lo obvio, lo que es.

Es una forma de estar presente en el aquí y ahora.

Un estar presente, un darse cuenta enfocando lo que antes era borroso e informe. Rescatando el sentido globalizador, holístico, que como los psicólogos de la gestalt descubrieron en la percepción y que Fritz Perls aplico a la visión del ser humano, percibir al ser humano en su totalidad, con la misma noción integradora con la que el organismo tiende a mantenerse en equilibrio armónico, mediante procesos de autorregulación. Y la confianza en la autorregulación organísmica.

Se da una gran significación a la autorregulación organísmica, como esencia misma de la Gestalt en un desarrollo de un todo organísmico y autoestructurante y es preciso entender lo que Perls llamaba organísmico. Así mismo es importante esclarecer que es esto de lo "vivo", Frente a lo "inanimado". Algo que comprendimos es que los organismos vivos llevan en si una especie de "deseo" o tendencia innata a estructurarse, a diferencia del ambiente y a crecer. Perls escribe: Solo después de habernos asombrado por la infinita diversidad de procesos que constituyen el universo, podemos entender la importancia del principio organizador que crea orden del caos, haciendo emerger figura a objetos que corresponden a diversas necesidades.

Esto es una demostración clara de cómo un organismo, sino es interrumpido, puede completar su gestalt de un modo normal. A qué grado llegan las divisiones y perturbaciones a que sometemos nuestro organismo por usarlo como una especie de tarro de basura que tiene que esconder todo aquello que no aceptamos de nosotros mismos y mostrar lo que se nos ocurra mostrar, sin tenernos en cuenta a nosotros mismos.

Así el enfoque Gestáltico es en sí mismo un estilo de vida; de allí que sea más adecuado denominarlo "enfoque" que es un término más amplio, en lugar de "terapia" que restringe sus posibilidades de aplicación a lo clínico.

En Gestalt neurosis tiene que ver con un mayor o menor grado de conciencia, la neurosis supone un oscurecimiento de la conciencia, un deterioro del darse cuenta.

Darse Cuenta (Awareness) Este es el concepto clave sobre el que se asienta el enfoque Gestáltico. En pocas palabras darse cuenta es entrar en contacto, natural, espontáneo, en el aquí y ahora, con lo que uno es, siente y percibe.

Muchas veces se llama la terapia Gestalt también como la terapia del "darse cuenta". Esto tiene que ver con el "qué" y el "cómo" de la conducta y no con el "porqué". Sólo cuando la persona se da cuenta de lo que hace y de cómo lo hace podrá cambiar su conducta.

Esto significa un cambio en el modo de ver la propia vida, llevándonos a la toma de conciencia de echar la culpa de lo que le sucede a algo o alguien externo a hacernos responsable de nuestras conductas y de sus consecuencias.

El aquí y ahora. Es difícil aceptar que todo existe en este presente momentáneo. El pasado existe e importa tan sólo como parte de la realidad presente; cosas y recuerdos acerca de los cuales pienso ahora como pertenecientes al pasado.

El ahora es el presente, aquello "de lo que me doy cuenta". Ya sea que estemos recordando o anticipando, lo estamos haciendo ahora. El pasado ya fue, el futuro aún no llega. Por lo tanto el enfoque en la sesión es a lo que pasa ahora, por ejemplo si el conflicto que aparece hace referencia a una experiencia del pasado o a un temor del futuro, traemos ese material al aquí y ahora.

Los pilares sobre los que se apoya el enfoque gestáltico son: el aquí y ahora y el cómo. Su esencia está en la compresión de estas dos palabras. Vivir en el ahora tratando de darnos cuenta cómo lo hacemos.

La terapia tiene por objetivo el despertar de la conciencia, y de la responsabilidad, esto es equivalente a darse cuenta cómo somos y tomar responsabilidad en ello. Se apoya en una serie de reglas cuya filosofía implícita es proporcionarnos medios eficaces para unificar pensamiento y sentimientos, sacar a la luz resistencias y facilitar la maduración