Comienzo mi formación cono Restaurador de Obras de Arte, en la Escuela Superior de Restauración y Conservación de Bienes Culturales, formación que comparto como profesor de cursos del INEM, para colectivos marginados y desfavorecidos, en los talleres que imparto, trabajo en programas de integración y de adecuación de hábitos, con programas y formaciones dentro de varios proyectos con mendigos, una experiencia interesante que me aporto mucho de lo humano y que me permitió poner conciencia y trabajar lo que hasta entonces era mi propia rebeldía contra las norma social y lo establecido.


A partir de los años 80 conocí la escuela de Terapia Gestalt CIPARCH y a Paco Peñarrubia que supuso un cambio no solo en mi forma de ver la Psicología sino también en la forma de ver la Vida. Inicie la formación en Terapia Gestalt en la escuela CIPARCH, donde aprendí realmente lo que era la Terapia y lo que era un proceso personal y de acompañamiento, en esta formación y de manos de sus profesores-terapeutas , me mostraron una forma de estar y de enseñar diferentes, ver como ellos se involucraban en todos los procesos que se daban, de una manera honesta, sin enjuiciar y sin penalizar al otro, fue algo que me conmovió profundamente, su forma de llevar la formación, mas basada en la práctica y la experimentación, marco para mí una forma muy definida y concreta de ver el proceso terapéutico. Más sensible y humana, que realmente me toco profundamente.


Curse mis estudios en la Universidad Complutense de Madrid, con un enfoque cognitivo y conductual, donde realice mi licenciatura con especialidad en Psicología Clínica.

Dentro de mi propio proceso terapéutico conocí a Claudio Naranjo, donde me incorpore al trabajo de los eneatipos (Protoanalisis), que fue definitivo en mi forma de ver el propio carácter, entrando en una situación de crisis, donde la concepción de mi y de los demás dio un giro, entendiendo muchas de mis dificultades y de los demás a la luz del Eneagrama. En la medida que fui profundizando en el trabajo interior, iba también cambiando la dificultad para ver mi propio dolor, hasta entonces atravesándolo en solitario. La visión y la experiencia del SAT me permitió sentirme acompañado por personas que con capacidad y humanidad me mostraban que el dolor y los juegos del ego, como una oportunidad de crecimiento y evolución.


Continuo con la formación en su programa SAT, proceso en donde se fue definiendo una verdadera escuela de aprendizaje y profundización emocional, que con el tiempo fueron materializando mi forma de trabajar dentro de la Terapia Gestalt, con la confianza en el proceso de autorregulación organismica y el Darse Cuenta Gestáltico.
En los años 90 participo en el curso de Creatividad que imparte Paco, de gran riqueza para mí por la presencia de lo vivido y por el grupo tan nutritivo que permitió una exploración de espacios muy enriquecedores.
Durante un tiempo exploro en distintas disciplina, Psicoanálisis, PNL, EFT, Bioenergética con Luis Pelayo, meditación Zen y Vipassana. Todas ellas me ayudan a amplía la visión y definen mi hacer y compromiso dentro de la Terapia Gestalt.


Mas tarde y obsesionado porque la Psicología me parecía que trabajaba mas en un espacio mental y la necesidad de bajar al cuerpo muchos de los procesos irresolubles desde la cabeza, inicie la formación de Sintergética con Jorge Carvajal de quien aprendí, la importancia del pulso y de escuchar también lo que estaba pasando a nivel orgánico y en definitiva en el cuerpo, también, a ver las cosas desde una mirada más holística, aprendiendo mucho de la intuición y de ver los procesos desde la simplicidad.
Dentro de esta búsqueda de unión entre cuerpo y cabeza realizo la formación en sacrocraneal, Reiki y el trabajo con centros de energía Chacras.

Agradezco a todos los que han compartido y me han enseñado en esta andadura y en este aprendizaje que han hecho lo que hoy soy y un agradecimiento especial a mis pacientes porque al acompañarles en la aceptación de sus límites y valores me han ayudado profundizar en la aceptación de los míos propios.