PINTURA CREATIVA

Estos cursos se celebran el 1º fin de semana de cada mes


Hay un gran potencial creativo dentro de cada uno de nosotros que en ocasiones se encuentra bloqueado o simplemente dormido y a veces solemos pensar que no tenemos habilidades, que no podemos, etc.
Esto tan solo es la propia limitación que nos ponemos ante nuestro miedo a crear, a abrirnos al espacio de lo nuevo, al vértigo que nos da lo no conocido, lo no controlado.

La propuesta de este taller es soltar todos los conceptos que tenemos sobre nosotros y sobre las limitaciones y simplemente dejarse llevar, potenciar las Posibilidades creativas, conectar con estados de expresión y creación, desarrollar la imaginación a través de los diferentes materiales y técnicas, una forma de Síntesis a través del proceso creativo, sin juicios, sin límites pudiendo explorar y dejarse llevar, para profundizar en un proceso creador múltiple, conceptual y emocional. Pudiendo adentrarnos en la exploración de nuestro propio espacio interno.

La belleza del arte no está en lo bonito o feo, no está en el concepto de aceptación social, sino en la expresión de lo vivo, aquí y ahora.

Hay una limitación en cada persona, cada un@ ponemos el limite a través de lo que creemos o no creemos, esto hace que delimitemos el campo de experimentación, esto está determinado por el concepto que tenemos de nosotros mismos. Soltar y arriesgar hace que esos límites se agranden y creen una experiencia nueva.

Este trabajo pretende dar las herramientas necesarias para la experimentación creativa a través de la pintura en paneles sobre soporte de papel. A través de este proceso permitiremos la experimentación y exploración de estados creativos y procesos individuales internos, a través de soltar y dejarnos llevar a lo que aparezca, en un continuo.

Este taller se realizar un sábado o domingo al mes, en un entorno fuera de Madrid, en un espació, donde nos permita tener un tiempo para dedicar a la experimentación y exploración del proceso creativo.

En el taller pretendemos explorar desde el propio espacio interno, primero como es nuestra propia relación con lo creativo, como contactamos con nosotros mismos, como nos tratamos en nuestros conceptos, en cuanto a lo que podemos y no podemos y segundo la exploración del mundo creativo soltándose, dejándose llevar por lo que va apareciendo. Observando, como es la relación con lo que sale de nosotros, sin controlar, dejando que la expresión se haga por sí misma, tan solo siendo espectadores de lo que se va creando en cada instante.

Un espacio concebido para explorar, crear y conocerse. Un espacio para dejarse estar. Un espacio para soltar.